Las cosas que aprendes (a la fuerza) cuando vas a vivir solo

Ya eres una persona mayor y crees que ha llegado el momento de emanciparte. Por fin eres dueño de tu vida y todo te irá a la perfección en tu nuevo hogar. Tus reglas son las reglas. Ahora todo es mucho más fácil… ¿O no es así?

Aquí os expondremos unas cuantas cosas que no eran tal y cómo pensábamos cuando decidimos dar el gran paso.

1. La nevera no se llena sola

Nevera vacía

¿Sabías que para tener la nevera llena tienes que ir a comprar las cosas regularmente? Increíble pero cierto.

2. Desorden

Casa desordenada

Vas dejando cosas por ahí tiradas, pasa el tiempo y, en lugar de volver todo a su sitio, ¡se queda ahí! Suerte que de vez en cuando vienen visitas y te obligas a poner orden…

3. Todo es caro

Diamantes caros

Todo te parecerá carísimo. Vas al supermercado y no puedes comprar carne. Hasta el detergente para la lavadora o el papel de váter vale un dineral… El lado bueno es que desde que pagas la primera factura de la luz no te vuelves a dejar ninguna encendida en casa.

4. Llevar ropa está sobrevalorado

Los simpsons adan y eva

¿Para que te vas a vestir si nadie verá lo que llevas puesto? Además, ahora puedes dejar la puerta del lavabo abierta para seguir viendo la tele.

5. ¿Quién dijo miedo?

Miedo al dormir

Ahora escuchar sonidos extraños de noche o mirar una película de miedo no te parece tan divertido, ¿verdad?

6. Te salen amigos de todas partes

Friends en el sofá

Que bien que vengan los amigos a visitarte a casa. El problema viene cuando te entra sueño, quieres que se vayan, y nadie mueve ni un dedo.

Comments
  1. djsalk

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *